Social Icons

TwitterFacebookGoogle+LinkedInYouTubeRSS FeedEmail

miércoles, 25 de noviembre de 2015

La Psicoterapia

La Psicoterapia hunde sus raíces en diferentes ciencias de las que se alimenta, la filosofía, la lógica, la psicología, la pedagogía, la ciencia da las religiones, etcétera; hasta convertirse en una ciencia autónoma, con sus propios métodos, sus propias técnicas.

A medida que el mundo se ha desarrollado, las civilizaciones se han vuelto más complejas y la profusión de ideas acerca de todos los temas se han desarrollado a tal extremo de cubrir todo el espectro del blanco al negro, de lo positivo a lo negativo.

Si nos adentramos en los campos que tienen su relación con la vida y conducta humana, acontece otro tanto: tiempo atrás, no mucho, las ideas que regían las sociedades no eran muchas, más bien simples y antinómicas; ahora son mucho más complejas y relativas. Por esta razón, el ser humano puede llegar a pasar por etapas de incertidumbre, como pensar en unos momentos de una forma determinada y poco después, estar sopesando otras ideas completamente diferentes sino contrarias.

Si seguimos descendiendo por la escalera de lo general a lo singular, llegamos a la persona. Aquí podemos ver igualmente aquella complejidad de la que se hablaba: los criterios por los que se regían las mujeres y los hombres eran más  bien pocos y simples. Ahora, la gente es más libre para elegir dentro de un campo, a su vez, más grande de valores y modelos. Pero esto puede llevarnos a la incertidumbre, la inseguridad o el temor a equivocarnos.


Por otra parte, si profundizamos en la personalidad (que no deja de ser el mismo proceso), acontece lo mismo, pero ya nos sentimos afectados: ¿Quién soy yo? ¿Soy realmente el que digo ser? Ingmar Bergman, el famoso director de cine sueco dijo en una ocasión: "Una cosa es quién cree la gente que soy yo. Otra cosa es quién creo que soy yo, y, finalmente otra cosa, quién soy yo realmente, que a su vez puede ser diferente de las otras dos opiniones.

Justo cuando la persona se ve invadida por las dudas, pueden aparecer unas manifestaciones azarosas en forma de palpitaciones, sudoración, angustia, pánico, pavor, fobias, adicciones y todo lo que uno se pueda imaginar.

En esos momentos entra en acción La Psicoterapia para intentar poner las cosas en su sitio, asentar el orden donde reina la contradicción. Es después cuando comienza el trabajo de ir descubriendo las ideas de las que ni siquiera sospechamos (no somos conscientes) y que están determinando nuestros comportamientos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Aleteia Psicoterapia